Muchas me habéis preguntado durante la semana pasada, por las fotos de los hilados que pongo en redes sociales, y os quiero contestar, de una forma más amplia a vuestras dudas, desde aquí.

Hilado artístico de Alpacas As Bolboretas.

Hace ya seis años que tenemos la granja, y tropecientos que aprendí a hilar, jajaja. ¿Qué cómo se me dio por ahí? Pues muy simple.

Por aquellos tiempo estaba aprendiendo a tejer en telar de bajo lizo, y empezaba a conocer a diferentes tipos de hilados y materiales.

A medida que pasaba el tiempo, sentía más curiosidad por los hilados que podía utilizar en el telar, y las imágenes que veía en internet, no coincidían con los materiales que podía conseguir aquí, jajaja.

Así que, me vine arriba y empecé a investigar sobre tipos de fibras e hilados. Que por cierto, así fue como descubrí y me enamoré de las alpacas.

La pequeña Arauxa de Alpacas As Bolboretas.

Hoy en día esto es mucho más asequible desde cualquier sitio, pero por aquellos tiempos, y con una hija pequeña y otra con una discapacidad, me era imposible desplazarme a ningún sitio y aprender algo más de los que había investigado por mi cuenta sobre el hilado.

Solución: Pasar a la fase dos, e investigar de una forma más práctica, jajaja.

Busqué por internet y encontré una chica alemana que vendía su primera rueca, muy antigua y de la cual le daba algo de pena vender, pero, cuando supo que estaba empezando, le pareció que en mi taller no dejaría de girar todavía por una temporada, y así encontré mi primera rueca.

Mi primera rueca, que aún conservo y guardo de recuerdo.

En cuanto la recibí, empezó la cosa en serio…

Tenía que llevar a la práctica todos aquellos videos (en inglés, jajaja) que había visto y revisto, durante semanas.

Empecé con cosas sencillas como cambios de calibre en el hilo.

Pasaron muchas horas desde que entendí que el volante de la rueca debía de girar siempre en el mismo para no deshacer lo hilado, jajaja.

A medida que me iba familiarizando con la rueca, empecé a hacer cosas más divertidas.

He de decir, que mucho de mi aprendizaje, siempre desde el ensayo/error, se lo debo a Esther Rodgers, más conocida como Jazzturtle. Hilandera y tejedora espectacular, con muchos tutoriales y explicaciones en la red.

Si queréis ver hilados espectaculares, buscadla en internet.

https://www.facebook.com/pg/JazzTurtleCreations/photos/?ref=page_internal

Todos mis hilados son fruto de mi inquietud personal, de horas de observación, de inspirarme y aprender de las mejores y de probar. Sobre todo probar.

Al final, teñir, mezclar, hilar, todo es el fruto de la imaginación y creatividad de cada hilandera. No hay límite.

Los hilados artísticos son como pequeñas obras de arte que llevan muchas horas de trabajo y que siempre dan un toque muy especial a las prendas, ya sean tejidas en telar o cualquier otra disciplina.

Todo lo que imaginas, siempre hay una forma de hilarlo, jajaja.

Cuando me planteo hacer un hilado, me gusta escoger y hacer yo misma todo el proceso. Me gusta escoger las fibras, mezclarlas y teñirlas. Cada hilado artístico es, en resumen, la suma de mucho trabajo y creatividad, por eso son tan especiales.

Este grupo de imágenes, bien podría resumir lo que yo entiendo por felicidad.

Las que habéis llevado estos hilados a vuestras casas, se que estáis enganchadas, jajaja, y las que todavía no conocéis todo lo que se puede hacer con el hilado artístico, os animo a que investiguéis en internet y os adentréis en el mundo del hilado artístico, que no os dejará indiferentes, os lo aseguro.

En la actualidad, en mi taller. Mi pequeño paraíso personal.