Encontrar el que va a ser nuestro hogar no fue fácil: requirió horas de coche, de charlas con paisanos, de incertidumbre, de caminatas entre toxos y zarzas… pero ha merecido la pena. Alpacas As Bolboretas ya tiene un hogar, ha llegado el momento de olvidar los alquileres y las pruebas para echar raíces y construír nuestro sueño: una granja-taller en un terreno de más de 2 hectáreas en el concello donde, hace ya unos años, empezó nuestra aventura: Coles.

Quienes nos conocéis y quienes, aun sin conocernos, seguís nuestras aventuras en nuestras redes sociales y nuestro blog, sabéis que adoramos la naturaleza y a nuestra enorme familia de humanos, gatas, perros, alpacas, cabras y conejos. El cambio va a ser increíble para todos: la finca está muy bien ubicada, cómoda para llegar, y tenemos todo lo que necesitamos muy cerca, en Vilarchao. Los animales vivirán en su propio paraíso y los humanos podremos hacer realidad muchos sueños: empezar con un ciclo fijo de talleres, para empezar.

Pero os vamos avisando: no vamos a hacer edificaciones al uso: Alpacas As Bolboretas siempre se ha caracterizado por intentar dar ejemplo mostrando maneras de hacer las cosas que nos permitan concienciar a quienes nos rodean y a quienes nos visiten de una nueva ética y unos valores, que está, desgraciadamente, en desuso. Nuestra manera de hacer las cosas no es seguramente la más fácil, y tampoco la más barata, pero es nuestra manera y queremos compartirla con todos vosotros: en nuestro futuro hogar vamos a hacer una bioconstrucción. Vamos a demostrar que no hace falta destruir la naturaleza ni explotar a los animales para poder vivir felices y en armonía. Un arquitecto nos está asesorando en todo el proceso, y nos ayudará a hacer nuestro sueño realidad.

Hemos escogido una bioconstrucción de paja y barro, que en otros países son muy comunes y están incluso recomendadas a personas con enfermedades respiratorias; aquí, por ahora, no dejan de ser una extraña excentricidad.

Tanto Miguel Serrano Gómez, nuestro arquitecto, como nosotros, estamos muy ilusionados en este proyecto. Y nos encantará difundirlo para que todo
el mundo vea las posibilidades que la bioconstrución nos ofrece. Y si alguien se anima a imitarnos ¡le asesoraremos encantados!

Una vez que tomamos la decisión todo ha sido sencillo: era el paso natural que debíamos dar, según nuestro estilo de vida, y lo cierto es que estamos felices por haber apostado por una bioconstrucción.

Cuando la finca de Alpacas As Bolboretas esté lista, esperamos que a finales de este verano, nos encantará enseñaros en nuestro taller la forma en la que procesamos y trabajamos la fibra de nuestros animales. También queremos que veáis de primera mano que siempre hay otro camino para hacer las cosas. Queremos ser un referente de concienciación del valor del trabajo hecho a mano y con cariño, del valor del respeto a los animales y la naturaleza, del valor de no invadir nuestro medio, sino de fusionarnos con él y enriquecernos mutuamente.

Nuestro objetivo es que sea un punto de encuentro para aprender, respetar y valorar lo que nos rodea.

Ojalá en un futuro no muy lejano, con muchos granitos de arena como este podamos crear un mundo más feliz, más lleno de amor y por tanto mucho mejor.

No queremos despedirnos sin compartir con vosotros la primera foto de nuestro futuro. Aquí ubicaremos nuestro taller, a la sombra de un precioso y majestuoso regalo de la naturaleza.

Hasta pronto…