Hola de nuevo. Casi termina un año más en nuestra corta vida como empresa y cada vez estamos un poquito más cerca de la meta que nos pusimos cuando la creamos.

Recientemente, por fin conseguimos las etiquetas numeradas para nuestras piezas con el código de barras de nuestro obradoiro, para poder ser identificadas en cualquier momento. Y pensareis, pues que cosa…

Bueno, pues para mi es importante, porque yo entiendo la artesanía como una forma de arte. Como algo que no se fabrica en serie. Y es por ello por lo que estas etiquetas son importantes para mi obradoiro.

Siempre he tenido claro que desde que nace la idea en mi cabeza hasta que puedo ponerle el número de salida, pasan muchas horas. Horas que nunca, (apostaría a que ningún artesano o artesana), repercuten en el precio final. Horas de diseños, pruebas de color, de materiales,, etc…

Es bueno que sepáis que además de todas las horas que pueda llevar hacer una de nuestras piezas, también creo que puedo hablar en nombre de todo mi gremio, están otras muchas que solo nosotras y nostros sabemos.

En estos años he experimentado el cambio de mentalidad que la gente va adquiriendo. Puede que por convicción, por empatía o por experiencia comparativa, no lo se. Pero el caso, es que muchos de vosotros y vosotras, cada vez más, confiáis en nuestros productos. Y es por eso por lo que estas etiquetas son más para vosotros que para mi. Con ellas quiero que, cuando compréis alguna de mis piezas, podáis decir orgullosos u orgullosas que es única. Que se hicieron de forma especial para hacer feliz a alguien. Que, aunque no tenga el precio que debiera para poder venderla, en ningún caso utilicé la explotación laboral de ningún ser vivo para obtenerla. Que respeté el medio ambiente y no usé nada para contaminarlo. Pero sobre todas las cosas, que la hice con amor.

Tengo fe en poder construir a mi alrededor un mundo diferente. Un mundo en el que los falsos mitos referentes al consumismo o los estereotipos de personas y animales cambien. Tal vez sea un pensamiento demasiado inalcanzable, pero alguien me dijo una vez, “piensa a lo grande y obtendrás a lo grade”, y de momento me está funcionando.

Se que una sola persona no cambia al mundo, pero en esta granja, como mínimo somos mi marido y yo, así que ya somos dos, jajaja.

Y se que también sois muchos los que estáis en este barco a nuestro lado, y es por ello por lo que creo que quizás este mundo tenga una segunda oportunidad.

Año 2017, ojito que vamos a por ti, jajaja.

Gracias a todos y todas los que confiasteis en nosotros estos años.

Feliz Navidad y feliz año 2017.

Hasta pronto y deseamos lo mejor.

15578510_1303225639700699_2331626761626707843_n[1]